En el mundo de las carreras populares no todos vuelan, y después de los vencedores, llega el furgón de cola y el coche escoba.

Y es en ese lugar donde el running se ve de modo diferente.

Perseguimos a las gacelas a nuestro ritmo: el trote cochinero...


Caminando de noche: VI Marcha Nocturna Entre Lobos e Estrelas. A Veiga 2015

Si hay una cosa que intriga a los Cerditos Voladores, es la montaña.


Lo he contado muchas veces. Me siento muy orgullosa de mis orígenes. Mi familia proviene de la comarca de Valdeorras, una pequeña comarca ourensana, que tiene la suerte de conjugar los valles más hermosos, que producen unos vinos maravillosos, con las montañas más altas de Galicia.


El Concello de A Veiga es un gran desconocido de esta comarca, alberga una gran riqueza natural, con valles glaciares impresionantes, que culminan con el techo de Galicia: Pena Trevinca. No soy de playas, sino que desde siempre he pasado mis veranos entre Meda y Candeda, dos pueblos de ese ayuntamiento separados únicamente por dos kilómetros, en los que disfrutaba de la naturaleza, el monte y las aguas del río Xares, embalsado en el Pantano de Prada.


Pero este post no trata de vender mi pueblo, sino de poner en situación uno de los acontecimientos más importantes en esa comarca: la Marcha Nocturna “Entre Lobos e Estrelas”, que aprovecha una noche de luna llena para recorrer los montes de Trevinca, entre Zamora y Ourense para disfrutar de la naturaleza de una manera única: en una excursión nocturna, provistos de frontales, por las cumbres.


Esta sexta edición trataba de recorrer las algunas de las lagunas que se encuentran en Trevinca, saliendo del límite de provincia entre Ourense (Valdín) y Zamora (Porto de Sanabria), y volviendo a la localidad de Ponte, tras recorrer 21 kilómetros.


Después de la cena en A Veiga, rica rica en el Restaurante Río Xares, los organizadores y el alcalde nos dieron la bienvenida y nos informaron de la ruta que íbamos a recorrer, puntos de asistencia y demás instrucciones.


A medianoche cogimos un autocar a la salida. La noche estaba despejada, la temperatura era buena, aunque hacía algo de viento. Después de prepararnos, pasada la 1h10, nos pusimos en marcha.


Íbamos por el tramo zamorano del recorrido, maravilloso, la noche clara, en la que pudimos distinguir el paisaje, las primeras lagunas, los picos... . Una hora y media después paramos en una cabaña de pastores, para recuperar el aliento para afrontar los primeros picos, y pudimos divisar las Lagunas das Malladas dos Curráis.



Continuamos rodeando unos prados cercados con vallado eléctrico, para coronar el Pico do Sextil da Calva, a 1757m, ya en Ourense. Allí era el primer punto de evacuación de las posibles bajas. El frío era intenso, porque había viento, así que nos avituallamos rápidamente y nos adentramos en las rutas que nos llevarían a las grandes lagunas: Ocelo y Serpe.


Tras algunos tramos de subida, afrontamos la bajada hacia Ocelo en un tramo bastante pronunciado, técnico, con piedra suelta. Odio las bajadas, me agobio con ellas. Pero allí, al fondo, nos encontramos un auténtico tesoro: la Laguna de Ocelo, un remanso de tranquilidad. Allí nos quitamos las mochilas, nos sentamos en la hierba y miramos al cielo. Hasta alguna estrella fugaz apareció! Fueron los 15 minutos más especiales de la noche. En ese momento, pudimos comer algo y estirar en condiciones.
Valle del nacimiento del río Bibei, en la provincia de Zamora.
Nos quedaba lo más duro, la subida al Fial y a Lagoa da Serpe. El tramo se hizo duro. El terreno era irregular, resbaladizo e inestable. Tras una subida complicada, nos esperó un tramo de brezos, exigente. Estábamos cansados, todavía no eran las 7h de la mañana, y llevábamos toda la noche caminando. Recorríamos el valle del nacimiento del río Bibei, y allí, apareció por fin... A Lagoa da Serpe. Impresionante!!!

La Lagoa da Serpe, última parada de nuestro recorrido
 Subimos al pico Fial y vimos amanecer, el sol salió entre Pena Trevinca y Pena Negra. El cansancio había venido de golpe y gracias a la barrita que me quedaba y un menta-poleo caliente que me dio Marcos, miembro del GREIM de Trives, pude afrontar con ganas la bajada.
 
Amaneciendo en Trevinca. Espectacular!!!
Y qué bajada!!! Seis kilómetros constantes, reteniendo, viendo como las rodillas me dolían, los gemelos me subían, como este año en Aquilianos. Y a mitad de camino... zas!! Me caigo. Me tomo mi tiempo, veo que sigo entera, aunque con dolor en una mano. Eran las 9h30 cuando llegamos a Ponte. Agotados, bebimos agua fresquita en la fuente, estiramos un poco y nos montamos en el bus hasta A Veiga, lugar escogido para desayunar y cerrar la actividad.
Un vistazo al recorrido!!!
En el Restaurante Peña Trevinca nos prepararon un desayuno estupendo. Allí finalizó la actividad, donde ya nos anunciaron que la excursión nocturna del 2016 será Vilanova-Teixedal de Casaio, Pena Trevinca, Vilanova: más de 30 kilómetros y 14 horas que prometen, pero eso será... otro año.


Sólo me queda agradecer al Concello de A Veiga, a Trevihost, a Cholo, al GREIM de Trives y a todos los que ayudaron a que esta travesía nocturna merezca mucho la pena y que sea una actividad en la que participa gente de toda España.


Más info en:
Web de Trevihost (Asociación de Hostalería e Turismo Trevinca)de A Veiga

¡Compártelo!

1 comentarios:

maratonman

Annie menuda paliza pero si la tierra tira, alli hay que ir. Desde luego que estais haciendo buenas piernas para cuando os toque correr con mas frecuencia.
Un abrazo.

Publicar un comentario

Búsqueda

 

Páginas vistas

La Cofradía del Trote Cochinero Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger